La técnica del profesional en osteopatía

Una de las terapias alternativas que más ha dado que hablar y más se ha popularizado últimamente ha sido la osteopatía. Estamos hablando de una terapia alternativa que concibe el cuerpo como un todo único. Hoy, nos gustaría profundizar más sobre la osteopatía y cómo el profesional, el osteópata, aplica sus terapia en sus pacientes.

Consideraciones sobre las partes utilizadas en la osteopatía

Base de la palma

Según la teoría de la osteopatía, en su justo centro está una zona denominada Laogong, la cual es una puerta del Qi que podemos emplear para disipar el calor excesivo del corazón. Mediante ella regulamos el exceso de Yang, el cual llega desde el pericardio hasta la palma si estamos enfermos. Cuando nuestro corazón está en buen estado esta puerta del Qi se emplea para la relajación, para regular las emociones del paciente y para predisponerle a los buenos beneficios del masaje. También sirve para salir del estado de debilidad después de una larga enfermedad o inmovilización.

Puntas de los dedos

Con ella penetrarás a zonas muy profundas y estimularás la circulación en los canales principales. Ten cuidado con esta técnica si aún no eres muy experto porque puedes lesionar algún órgano importante. Al principio puedes emplear las puntas de los dedos en la muñeca, entre los dedos o en la palma de la mano. Dependiendo de si realizas vibraciones o los dejas quietos, el efecto será estimulante o sedante. Existe otra manera mucho más suave que consiste en poner simplemente la punta del dedo en una zona refleja y dar un ligero y superficial masaje.

Nudillos

No son un instrumento para la relajación, aunque sí para la curación. Se emplean los nudillos de los dedos índice y corazón para presionar y empujar a lo largo de los canales con el fin de estimular la energía, sobre todo en la osteopatía energética. Si profundizamos más lograremos acceder a zonas más importantes para estimular la circulación. Puedes efectuar en ese momento un movimiento vibratorio.

Canto de la mano

Puede suponer un efecto relajante o estimulante, dependiendo de la zona y la intensidad del masaje osteopático. Si se aplica en músculos doloridos y contraídos supondrá un alivio, pero también se emplea en zonas dormidas para hacer llegar la sangre a la superficie y aumentar su Qi. Tiene un efecto dispersante de la energía y conseguimos que abarque más zonas musculares.

Planta del pie

Se trata de un masaje enérgico empleado por masajistas femeninos en varones de gran corpulencia o peso. Cuando se trata de una persona así es obvio que se necesita una gran fuerza en la mayoría de las técnicas, por lo que ponerse encima de su espalda con los pies descalzos es una buena solución. Se puede emplear en los muslos, la zona alta de la espalda y la cadera.

Antebrazo

Su uso simula un gran rodillo que pasa sobre la piel, lo que acorta el tiempo del masaje osteopático. Mediante el antebrazo tratamos zonas muy amplias en muy poco tiempo y además logramos un buen efecto en dispersar la sangre y exceso de Qi.

Fuente: osteopatia10.com